Recientes

Vinos tintos en territorio clásico de generosos

Ese marco de Jerez, espacio de finos, manzanillas, palo cortados, amontillados y olorosos (en lo que a generosos se refiere), es el triángulo que conforman El Puerto de Santa María, Sanlúcar de Barrameda y Jerez, los tres municipios en los que se crían todos esos vinos que salen al amparo de la denominación de origen Jerez-Xérès-Sherry. Una zona privilegiada, única, muy reconocida y aplaudida en los últimos años, si bien es cierto que las ventas, luego, no se corresponden con tan innumerables halagos.

Pero, al margen de ese merecidamente prestigiado territorio vinícola, han ido surgiendo firmas que se han atrevido a elaborar vinos ajenos a esos generosos propios, maravillosos, aunque bien complicados de ‘entender’ (e incluso consumir) para el común de los mortales, por mucho que nos pese…

Usan variedades francesas, sin que falte, eso sí, la autóctona pero minoritaria tintilla de Rota

Es en esta realidad, sin duda aprovechando el tirón que viene teniendo ese Cádiz vinícola, que hace ya más de una década empezaron a aparecer algunas bodegas –destacadas en este momento– en otros pueblos escogidos de la provincia. Firmas avaladas por importantes inversiones económicas que iban a apostar, de forma decidida, por defender los tintos que podían también obtenerse en esas tierras gaditanas.

Son todavía contadas las bodegas y marcas existentes, y no todas de fácil localización en cualquier tienda vinícola o restaurante; no olvidemos de lo que estamos hablando, vinos tintos que salen etiquetados con la indicación geográfica protegida Vino de la Tierra de Cádiz (VdT), pues de momento no disponen de denominación propia. Esto es, elaboraciones que se ven en la obligación constante de justificarse, primero por ser tintos y después por proceder del sur de España.

Un complejo reto, sin duda, pero, en conjunto, etiquetas que merecen atención por lo que de sus botellas resulta. Asentados principalmente en variedades francesas, sin que falte, eso sí, la autóctona pero minoritaria tintilla de Rota, presentamos seis de esas elaboraciones que se cuentan entre las destacadas a día de hoy…

Huerta de Albalá, el ambicioso proyecto que el empresario Vicente Taberner puso en marcha en Arcos de la Frontera, supuso un importante pistoletazo de salida para la notoriedad que iba a alcanzar la zona, al tiempo que iba a contribuir a una creciente confianza en sus posibilidades vinícolas, como después ha acreditado el nacimiento de estos nuevos proyectos con los tintos como protagonistas.

Taberner 2015

Huerta de Albalá. Syrah. PVP: 22 €

La variedad syrah ha sido para esta casa, desde el principio, una de las variedades fundamentales, en la que se apoyan sus vinos principales. Tras 18 meses en roble francés, este vino tiene una nariz expresiva y rica en aromas, donde aparecen notas especiadas, de fruta madura en confitura, recuerdos balsámicos, de sotobosque y fondo torrefactado. Sabroso, fresco, con unos taninos maduros integrados y largo en el final de boca.

Finca Moncloa 2015

Finca Moncloa (González Byass). Syrah 52 %, cabernet sauvignon 28 %, tintilla de Rota 18%, merlot 1% y tempranillo 1%. PVP: 17 €

También localizada en Arcos de la Frontera, el grupo jerezano adquiere la finca hace casi dos décadas. El vino, con un año de crianza en roble francés y americano, se muestra intenso y complejo. Salen aromas de fruta en sazón, flores, notas tostadas, especiadas, recuerdos de tofe y balsámicos. Boca equilibrada, madura, amable, con buena frescura y persistencia.

Foto: iStock.Foto: iStock.Foto: iStock.

Tesalia 2016

Bodegas Tesalia. Petit verdot, syrah y tintilla de Rota. PVP: 30 €

Se encuentra en la ladera de la Sierra de Grazalema, en Arcos, a unos 8 kilómetros de Huerta de Albalá. La bodega cuenta con el asesoramiento enológico del aclamado Ignacio de Miguel y supone otro ambicioso proyecto propiedad de un empresario inglés de primer nivel. Desde el primer momento apuesta por dos vinos distintos y Tesalia es uno de ellos. Esta primera añada, de la que han salido unas 6.000 botellas, tuvo una crianza de doce meses en roble francés. Nariz perfumada, con notas de frutos del bosque, hierbas aromáticas, aromas de su paso por madera y recuerdos florales. Equilibrado, con volumen, frutal, fresco.

Forlong Tintilla 2016

Bodega Forlong. Tintilla de Rota. PVP: 19,90 €

Su perfil es bien distinto… ¡al igual que sus etiquetas!. Un proyecto más joven, pequeño, alternativo, renovador, que sale al mercado por primera vez hace cinco años y que firman Alejandro Narváez y Rocío Áspera, dos experimentados profesionales en vinificación. Se localiza en El Puerto de Santa María, en una finca conocida como El Olivar de Forlón, lo que daría pie al nombre de su bodega y que hay que traducir algo así como 'por largo tiempo', esto es, con pretensión de quedarse. A partir de una viticultura ecológica y la aplicación, además, de algunas prácticas biodinámicas, también elaboran cada uno de sus vinos de maneras entre particulares y ancestrales. Este Tintilla 2016 (de los pocos monovarietales que hay de esta uva, dada la limitadísima cantidad existente) estuvo medio año en tinajas de barro antes de pasar una crianza de doce meses en roble francés, y hay unas 4.000 botellas. Fragante, notas de fruta roja, flores, montebajo, especiados y ligero fondo mineral. Boca sabrosa, fresca, muy aromática, fluida en el paso, con recuerdos salinos que persisten.

Otros tintos gaditanos.Otros tintos gaditanos.Otros tintos gaditanos.

Quadis crianza 2016

Bodegas Barbadillo. Merlot, Petit verdot, syrah, tempranillo y tintilla de Rota. PVP: 8 €

Uno de los tintos que elabora el grupo sanluqueño de sus viñedos en el pueblo de Gibalbín, cercanos también a Arcos de la Frontera. Este Quadis es una de sus más recientes creaciones (un joven y este crianza), cuyo nombre refiere el nombre que los árabes dieron a Cádiz. El de esta selección, con un año de crianza en barrica francesa y americana, tiene una nariz intensa en aromas, donde aparece fruta roja, pimienta, juanola y recuerdos tostados. Estupenda acidez y buen equilibrio, goloso en boca, fresco, con recorrido y final frutal.

Garum 2017

Bodegas Luis Pérez. Merlot 70%, syrah 15%, petit verdot 15%. PVP: 10,50 € aprox.

Firma familiar fundada en 2002, asentada en la ciudad jerezana, y donde también elabora vinos de Jerez. Pero este tinto es uno de sus destacados, con una crianza que oscila entre 11 y 14 meses en roble, en función de la añada. Intenso en nariz, presenta aromas de fruta roja madura (cerezas), de sotobosque, cacao, café y regaliz negro. En boca es amplio, sabroso, envolvente y con largo en el posgusto.



Fuente https://ift.tt/2PVdVuo

No hay comentarios