Recientes

Los infartos y derrames cerebrales primera causa de muerte laboral en España

Un total de 167 personas han perdido la vida en lo que va de año mientras estaban trabajando o se dirigían a su puesto de trabajo. Así se desprende de la estadística de accidentes de trabajo, elaborada por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, correspondiente a los primeros meses de 2019 (enero-abril). El 38,3% de esas muertes se debió a infartos y derrames cerebrales, que se sitúan como la primera causa de muerte laboral en nuestro país. Conscientes de esta problemática y con el objetivo de promover hábitos cardiosaludables en el entorno laboral, la Fundación Española del Corazón (FEC), con la colaboración de la Asociación de Mutuas de Accidentes de Trabajo (AMAT), ponen en marcha por segundo año consecutivo su programa de formación a empresas, dirigido a mandos y directivos de las áreas de recursos humanos, prevención de riesgos laborales y responsabilidad social corporativa. A los clásicos factores de riesgo cardiovascular: hipertensión arterial, diabetes, colesterol elevado, tabaquismo, obesidad y sedentarismo, se suman en el entorno laboral otros como el estrés El programa se desarrollará a lo largo de cinco jornadas, la primera de las cuales tendrá lugar este miércoles 26 de junio en la Casa del Corazón (Madrid). En ella se abordará la importancia de la motivación y el control del estrés. Y es que, como recuerda el Dr. José Luis Palma, vicepresidente de la FEC, «el estrés induce cambios fisiopatológicos que explican el vínculo entre ansiedad, depresión y enfermedad cardio y cerebrovascular». Además, prosigue el experto, «a los clásicos factores de riesgo cardiovascular: hipertensión arterial, diabetes, colesterol elevado, tabaquismo, obesidad y sedentarismo, se suman en el entorno laboral otros como el estrés, que desde 2012 está incluido como factor de riesgo cardiovascular en la Guía Europea de Prevención Cardiovascular». Aceptación de la enfermedad Para todos aquellos que hayan sufrido un evento cardiovascular, la Dra. Helena García, psicóloga investigadora del Hospital Universitario La Paz de Madrid, dará las pautas para llegar a la aceptación de la enfermedad. «La adaptación a un accidente cardiovascular cursa con muchas reacciones emocionales y desde los entornos laborales se puede favorecer esa adaptación para llegar a la aceptación de la enfermedad», detalla la experta. Además, «hablaremos de cómo compatibilizar el cuidado de la salud con el desarrollo laboral, que es también una parcela muy importante de nuestras vidas». El estrés induce cambios fisiopatológicos que explican el vínculo entre ansiedad, depresión y enfermedad cardio y cerebrovascular El manejo de la tensión, la autorregulación emocional y la comunicación con el entorno son algunas de las herramientas de gestión del control emocional de las que se hablará en la jornada. «Uno no se puede relacionar con lo que no conoce, por eso es importante el proceso de adaptación a la enfermedad que, incluso, puede tener impacto en determinados marcadores clínicos ya que un paciente adaptado es más adherente», explica la Dra. García. Lacasa también destaca que, durante el año 2018 y según datos del Sector de Mutuas, más de 6.500 personas sufrieron un infarto agudo de miocardio, 6.400 padecieron algún tipo de disritmia y más de 6.300 tuvieron algún problema de hipertensión, seguidas por las anginas de pecho y las embolias o trombosis venosas. En su opinión, estas cifras ponen de manifiesto la importancia de fomentar este tipo de jornadas formativas que se realizan gracias a “la colaboración activa de ambas entidades”.

Fuente Salud https://ift.tt/2JbGe0X
via abc.es

No hay comentarios